lunes, 13 de abril de 2009

Museo de la piel, Ubrique (Cádiz)

Esta Semana Santa he tenido ocasión de acercarme a ese paraje extraordinario que es la Sierra de Cádiz y disfrutar de su magnífica primavera y la compañía de algunos amigos. Pero además, también, he tenido la suerte de descubrir de la mano de Maribel Lobato, el Museo de la Piel, en Ubrique, una de las localidades más industriales de la serranía gaditana.

En la planta superior, en un ala se exhibe el ayer de la industria del cuero en Ubrique, las piezas y utensilios tradicionales


El museo, según creo recordar, lleva abierto desde el pasado verano, así que no ha cumplido todavía el año de vida. Ubicado en una parte de las dependencias del Convento de Capuchinos, un hermoso edificio del siglo XVII, podemos decir que se trata de un empeño personal de Maribel Lobato, quien llevaba persiguiendo esta idea desde hace más de doce años, según nos cuenta. Por aquel entonces, ella que ha sido guía del Parque Natural de la Sierra de Cádiz durante mucho tiempo, se encontraba realizando un curso de ecología urbana. Fue entonces cuando al tener ocasión de estudiar lo que sus paisanos arrojaban al contenedor de la basura descubrió, con asombro, que allí iban a parar, sin la menor consideración y aprecio, carteras, bolsos, tabaqueras, petacas, y un sinfín de objetos de cuero que hasta hacía poco habían formado parte de sus pertenencias más apreciadas. Muchos habían llegado a parar al contenedor porque, viejos, estropeados o rotos, ya no eran útiles a sus propietarios; otros, en cambio, habían sido víctimas de la moda y, simplemente, ya no se llevaban.

En la imagen, un grupo de bolsos y maletas antiguas dispuestas artísticamente, ¿no os recuerda a los cuadros de Úrculo?

Maribel sintió una punzada a medida que descubría, rodeado de botes de detergente vacíos, envases de leche aplastados, latas de conservas aceitosas, y un largo etcétera de deshechos, un tesoro compuesto de piezas, algunas de ellas únicas, que habían conformado la vida de aquel pueblo serrano. Durante generaciones enteras, los ubriqueños habían sabido transmitir de padres a hijos, la preciosa herencia del trabajo del cuero, y habían hecho de la villa una de las poblaciones más prósperas de la serranía. Se propuso rescatar aquel patrimonio, y en aquel propósito nació lo que hoy es un pequeño y modesto museo, pero no por ello menos fascinante.



En el centro de la fotografía, Maribel Lobato, explicando los detalles de la fabricación de una cartera

Pacientemente Maribel fue recogiendo todo cuanto caía en sus manos. Allí donde escuchaba que se tiraba una máquina porque se sustituía por otra, más nueva y acorde con las nuevas necesidades de la industria, acudía rápidamente y, como decimos en Cádiz, se buscaba la vida para llevársela. Así una y otra vez, recopilando máquinas, herramientas, fotografías, carteles y multitud de objetos que fueron engrosando el núcleo de lo que hoy constituye el Museo de la Piel. Ahora, me cuenta Maribel, son los propios ubriqueños los que empiezan a valorar lo que tienen en sus casas, de sus padres o abuelos, y los que, orgullosos, realizan donaciones que luego lucen, más orgullosos todavía, en el Museo. O los visitantes, algunos de lugares muy lejanos, que tras la visita le envían algún objeto que guarda relación con el mismo.


Planta baja con diferentes máquinas de coser



Es fácil imaginar la impresión que causan en las visitas las explicaciones de Maribel, la pasión con que vive el museo y que transmite en su forma de contar las historias de los objetos, atenta a los detalles, precisa en los datos, salpicando sabiamente la información técnica con la anécdota y las vivencias personales, cargadas de emoción algunas de ellas, y que hacen que nos sintamos cómodos y próximos a los objetos, aunque sin tocarlos, como reza en los carteles. Amable y cercana en todo momento, no mira ni una sola vez el reloj, a pesar de lo tarde que es (los vigilantes se olvidaron de nosotros y nos dejaron encerrados, menos mal que Maribel llevaba la llave), siempre dispuesta a satisfacer la curiosidad del visitante y responder cualquier pregunta. Todo un lujo para cualquier museo, créanme, que he visitado algún que otro.

El museo está organizado en torno a dos plantas. La inferior alrededor del luminoso y blanqueado patio cuadrado, bajo cuyo claustro se exhiben las máquinas de mayor tamaño, y que se empleaban hasta no hace mucho tiempo en el trabajo del cuero. En sus paredes se aprovecha para colgar exposiciones temporales de pintura. Cuando lo visité había una muy interesante del pintor ubriqueño Antonio Rodríguez Agüera. En esa misma planta se ha habilitado una pequeña dependencia que se utiliza como taller didáctico, en el que los más pequeños aprenden a trabajar el cuero en las visitas escolares.


Planta superior, el hoy, con diseños y productos actuales


La planta superior exhibe el grueso de la colección, que se ha dividido en dos grandes núcleos: el ayer y el hoy de la industria de la piel en Ubrique. En el ayer vemos los orígenes de la industria, los objetos más antiguos, las técnicas artesanales y tradicionales del cuero, los primeros bolsos fabricados industrialmente en los años 60 del pasado siglo, con unos diseños de una modernidad que asombran. En el hoy, hay una buena muestra de las piezas, diseños y fabricantes más actuales de la industria.

Si teneis un poco de tiempo, echar una miradita en la página web del Museo de la Piel, y os podreis informar de cómo contactar con ellos para organizar cualquier visita, además de ver las fotografías del Museo, ya que estas que figuran en la entrada han sido todas realizadas por mi (ya sé que se nota). En esta otra podeis ver la información y las fotografías de la exposición de pintura de Antonio Rodríguez Agüera que se podía ver cuando estuve en el Museo.

Por último, y especialmente para todos aquellos que todavía no teneis la suerte de conocer estos parajes de la sierra gaditana, os dejamos aquí un video, un aperitivo previo a la pronta visita que merece el lugar. Que lo disfruteis.



2 comentarios:

Olive Tree Guitar Ensemble dijo...

Hi, it's a very great blog.
I could tell how much efforts you've taken on it.
Keep doing!

Aula de Patrimonio dijo...

Thanks you for your words. We hope it has been useful for you.

Related Posts with Thumbnails