jueves, 17 de diciembre de 2009

Iglesia de Santa Marina de Córdoba, por Manuel


La Iglesia de Santa Marina, cuyo nombre completo es Santa Marina de Aguas Santas, es un templo católico sito en la ciudad de Córdoba. Es una iglesia de las llamadas iglesias fernandinas, ya que fueron mandadas a edificar por Fernando III de Castilla, el Santo, después de conquitarle la ciudad a los hispanomusulmanes en el siglo XIII. La arquitectura del edificio tiene varias combinaciones de fórmulas y elementos protogóticos, mudéjares, y también tardorrománicos.

Esta iglesia está entre las iglesias fernandinas mas antiguas, ya que fue edificada en la segunda mitad del siglo VII. En el medievo lindaba con la muralla que separaba a la Ajerquía de la Villa, así como la desaparecida Puerta del Colodro.

Esta iglesia da nombre a uno de los barrios con más solera de la ciudad, al que se le conoce popularmente también como "barrio de los toreros", por su tradición. Frente a la fachada principal se extiende la Plaza de Santa Marina, que está presidida por el Monumento a Manolete.



Por el mes de Junio en el año 1880, sufrió un gran incendio que le afectó gravemente y que tuvo que reclamar una reconstrucción de dos años de duración. En los últimos siglos se realizaron varias reformas para intentar devolverle su aspecto medieval de la fábrica, disimulado por las reformas de aires barrocos que se hicieron para reparar algunos daños sufridos por dos terremotos: el de 1680 y el de 1755.

A esta iglesia se le nombró Monumento Histórico-Artístico Nacional en el año 1931.

Esta iglesia es de planta rectangular, dividida en tres naves, siendo la principal notablemente más alta que las laterales. Las naves se encuentran separadas pr amplios arcos formeros apuntados, formando pares, con el inferior embutido en el intradós del superior y generando unos lienzos de pared intermedios, donde se abren ventana. Las cubiertas no están abovedadas sino que consisten en techumbres de mazonería de madera trabajada. Fueron contratadas por el artista carpintero Pedro Fernández por el año 1495.

La fachada principal se caracteriza por cuatro potentes y asimétricos contrafuertes que marcan la separación de las naves. También tiene rosetón, óculos, un tejaroz con alfiz sobre las arquivoltas del arcos ojival abocinado de la portada.

La fachada de la nave del Evangelio se abre una abocinada y apuntada a toda ella enmarcada en una espadaña triangular a modo de gablete y flanqueada por pilastras alacetadas.

La torre-campanario es obra de Hernán Ruiz, conocido como el Joven, y costeada por el obispo Don Leopoldo de Austria.

El retablo de la Capilla Mayor cuenta con obras de Antonio Castillo y algunas esculturas del escultor cordobés Gómez de Sandoval. El templo tiene como imagenes procesionales a Nuestro Señor Resucitado y Nuestra Señora de la Alegría.

A continuación os dejo aquí un pequeño trabajo de composición fotográfica sobre este interesante monumento cordobés. Que lo disfruteis.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

El monumento a Manolete que has puesto no es el de Córdoba si no el que tiene en la Plaza de Santa Margarita, junto a la plaza de toros, de Linares.

Un saludo

Aula de Patrimonio dijo...

Gracias por avisarme del despiste. Intentaremos arreglarlo lo antes posible.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Creo que se os ha olvidado citar la fuente y autoría de la imagen de la iglesia.

Related Posts with Thumbnails